miércoles, 19 de noviembre de 2008

Ella era celeste














Ella era celeste



Una última mirada hacia el espejo
escasas cejas, ojos que devoran
ojeras enormes como de mártir
o libélula absorta en la nostalgia.
Ella era celeste, luz especial
paseaba etérea por el pueblo
con mejillas de un tibio tono rosa.

Ella era celeste, trozo de cielo.


Rossana Arellano

4 comentarios:

Anónimo dijo...

"Ella era celeste" y los cuerpos celestes son lo que os hace alzar los ojos al cielo.

Besoabrazo, Ross y, sonrío, que sé que me estás mirando.

Sag.

Anónimo dijo...

quise decir "nos", sorry, fue que la n se escapó.

Sag.

Rossana dijo...

Gracias Sag.
Te dejo un abrazo , abrazado y si
te estoy mirando y sonrío el doble.

Ross

Ana Muela Sopeña dijo...

Bellísimos versos sobre ella.

La poesía tiene esa virtud de transformar lo terrible en bello. Posee una especie de alquimia con la que transformar las emociones, los recuerdos, todo.

Mi admiración y cariño gigante
Un abrazo muy abrazado

Ana