viernes, 29 de agosto de 2008

Amor perro

















Entre dientes
una orquesta de iras,
donde la guerra daba vueltas
y la melancolía atrapaba el aire.
Chillan los sueños
atravesando la mano del verdugo,
aquel que impide los suspiros
y aún así late por él el músculo vital.
¿Acaso alguien más?
Sabrá el origen de esta arruga en el alma,
que como perro dócil con la cabeza gacha
ahoga pensamientos convertidos en humo.
¿A qué huele la libertad?
El ojo ya no mira y la nariz perdió el sentido,
respira con dolor el aroma de una flor extraña
y convertida en lobo al amparo de la noche danza.


Rossana Arellano

2 comentarios:

Anónimo dijo...

muy raro su perro, tal vez tenga rabia.............

jajja

mario

Rossana dijo...

Gracias ,
Mmmmmm, puede ser