jueves, 4 de marzo de 2010

A ese tallo ( a mi tierra desolada )

A ese tallo ( a mi tierra desolada )




Cubrieron de oro hasta el altar del alma
y entre los cedros se olvidó el fiel pacto
donde el proverbio ungían en guerras
con sus salarios de palabras vanas.
Y no hubo casa con noble cimiento
ni Salomones al rescate de hijos
que edificaran con sabiduría
cuando el martillo asoló noble piedra.
Hoy que desiertas quedaron las calles
sólo transitan llantos de las viudas
con sus retoños de cabezas gachas.
Digo que nada, sostiene los bordes
cuando la tierra no fue bien labrada
ni las miradas se alzaron al cielo.

Dejo cordón que conduce hacia el caliz
dejo moldura de rayo en tus ejes.


Rossana Arellano

4 comentarios:

Maria Isabel Martinez de la Peña y O'conn dijo...

Hola Rossana pasaba por aca y pues que me gusto tu blog y te mando un abrazo fuerte extensivo a todos tus paisanos, deseo fuertemente que la vida renazca y la naturaleza haga florecer lo mejor del ser humano para ayudar a que Chile se recupere....saludos cordiales

Demian Haller dijo...

solo de paso al leer un rato
saludos :)

Rossana dijo...

María Isable, muchas gracias por tus buenos deseos.
La verdad ya estamos como que asumidos, entre tantas réplicas.
Visitaré tu espacio, de momento sólo voy un poco a 2 de mis blogs.
No estoy muy animada.
Un abrazo
Rossana

Rossana dijo...

Demian :
Muchas gracias
Ya pasaré a conocer tu casa.

Dejaré un nuevo poema, a modo de agradecimiento a ambos y a mi amigo Walter Faila, que es quien creo este espacio para mí.

GRACIAS UNA VEZ MAS
Rossana